Ficha técnica del Cáncer de Prostata

Ficha técnica del Cáncer de Prostata

Infórmese sobre el diagnóstico, factores de riesgo, tipos y estadísticas de esta enfermedad.

El cáncer de próstata consiste en el desarrollo de células prostáticas que crecen anormalmente y se reproducen sin control. Estas pueden localizarse dentro de la próstata, más comúnmente en la región posterior, en tejidos u órganos vecinos, o incluso alcanzar huesos y ganglios linfáticos.

Estadísticas

En el informe de los años 2003-2005 presentado por el Registro Nacional de Tumores, se ubicó al cáncer prostático como el más frecuente entre los varones. Sin embargo, cabe aclarar que la tasa de incidencia fue nula en hombres menores de 45 años y baja en los menores de 50.

A partir de los 50 años, las cifras muestran un incremento del riesgo de desarrollar este cáncer. Así, de acuerdo al informe mencionado, la tasa de incidencia fue del 25% en hombres de 50 a 54 años por cada 100.000 habitantes. Los valores aumentaron en el siguiente lustro de vida, pues la tasa llegó a 100 en varones de 55 a 59 años por cada 100.000 habitantes. A partir de entonces, las estadísticas continúan acrecentándose hasta alcanzar una tasa de 590 en hombres entre los 70 y 74 años.

Aunque las estadísticas resulten elevadas, es fundamental destacar que las tasas de mortalidad anual del cáncer prostático llegan a un máximo de 166 hombres entre los 70 y 74 años por cada 100.000 habitantes.

Factores de riesgo

Los expertos no han logrado determinar qué desencadena el cáncer de próstata. A pesar de ello, existen algunos factores de riesgo y medidas de prevención que deben ser considerados.

Este tipo de cáncer es muy raro antes de los 50 años y su incidencia aumenta con la edad. Además, se ha encontrado que es más frecuente en afroamericanos, varones con sobrepeso, hombres con una vida sexual más activa o que tengan un familiar directo (padre, hermano o hijo) que haya padecido la enfermedad.

La alimentación también constituye un aspecto importante. Por ello, se recomienda una dieta baja en grasas y alimentos de origen animal, y rica en fibra, frutas, cereales y verduras que aporten vitaminas E y C. Adicionalmente, como en la prevención de otras clases de cáncer, se sugiere no fumar ni beber en exceso y hacer ejercicio físico regularmente.

Es preciso recalcar que si bien hay factores que no pueden ser controlados (hereditarios, étnicos o etarios), existen otros sujetos a la voluntad y hábitos de las personas. Asimismo, una consulta médica temprana puede marcar una diferencia vital.

Detección temprana y síntomas

Algunos tipos de cáncer prostático crecen lentamente y no producen síntomas significativos. Para su detección, se emplean dos técnicas principalmente:

  • Prueba en sangre del antígeno prostático específico, denominado PSA por sus siglas en inglés, cuyos niveles se elevan en la enfermedad prostática.
  • Tacto rectal , que consiste en la palpación de la próstata.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, es aconsejable que los hombres mayores de 50 años se practiquen ambos exámenes anualmente.

Existen también métodos para confirmar la presencia de células cancerosas en la próstata. Los más destacados son:

  • Biopsia prostática, que se basa en la extracción de una muestra de tejido de ese órgano para su estudio a nivel microscópico.
  • Ecografía transrectal, en el cual se coloca una sonda que emite ondas ultrasónicas que rebotan en los tejidos del interior de la próstata y permiten crear ecos.

Entre los signos y síntomas más usuales del cáncer de próstata constan:

  • Disuria
  • Dificultad para la micción
  • Mayor frecuencia de micciones
  • Retención urinaria completa
  • Dolores de espalda o caderas
  • Hematuria
  • Dolor al eyacular
  • Deseo imperioso de orinar (urgencia urinaria)
  • Polaquiuria

Tome en cuenta que los síntomas anteriores pueden o no corresponder al cáncer prostático, ya que hay condiciones inocuas como la hipertrofia prostática benigna (HPB) que también los producen. Recuerde que solo su médico es capaz de efectuar un diagnóstico certero.

Estudios

El sistema de Whitmore-Jewett consta de los siguientes estadios:

  • A1: El tumor está bien diferenciado y en pocas muestras de un solo lóbulo de la próstata.
  • A2: La afectación es más difusa que en el anterior. El cáncer se detecta de forma casual.
  • BIN: El tumor es palpable, puede identificarse mediante el tacto rectal, ocupa un espacio menor al de un lóbulo y se encuentra rodeado por tejido normal.
  • B1: A partir de este estadio, el tumor siempre es palpable. En esta fase invade un espacio menor al de un lóbulo prostático.
  • B2: El tumor ha tomado uno o ambos lóbulos.
  • C1: El tumor se extiende por fuera de la cápsula o recubrimiento, hacia los tejidos circundantes, pero no ha penetrado las vesículas seminales .
  • C2: El tumor invade las vesículas seminales.
  • D: Se convierte en una enfermedad metastásica. El cáncer se disemina a los ganglios linfáticos o a los órganos y tejidos ubicados lejos de la próstata (huesos, hígado, pulmones).
Share this Story

Related Posts