Pulmon – Tratamiento biológico

Pulmon – Tratamiento biológico

Las terapias biológicas afectan sólo las células malignas, y provocan efectos secundarios menos agresivos que la quimioterapia.

En las últimas décadas, los tres tratamientos por excelencia para combatir el cáncer han sido: la radioterapia, la cirugía, y, sobre todo, la quimioterapia.

Sin embargo, recientes investigaciones han propuesto un nuevo tratamiento que aprovecha la eficiencia del sistema inmunitario de nuestro cuerpo para combatir las células malignas que causan tumores y alteraciones cancerígenas, además que provoca efectos secundarios menos agresivos; estas son las terapias biológicas.

Este procedimiento, llamado también inmunoterapia o bioterapia, estimula el sistema inmunológico para combatir o destruir con mayor efectividad las células cancerígenas que afectan el cuerpo. Para el cáncer de pulmón, esta terapia se la suele aplicar en el estadio IV junto con la quimioterapia cuando el cáncer parece ser curativo. Si desea obtener más información acerca de los estadios del cáncer de pulmón, mire el artículo El tratamiento es distinto para cada tipo de cáncer de pulmón.

El sistema inmunológico se vale de células, órganos y anticuerpos para proteger el cuerpo de invasores externos dañinos, como virus y bacterias. Sin embargo, las últimas investigaciones han determinado que este sistema también no sólo podría ser capaz de diferenciar las células sanas de las cancerosas, sino también eliminar a estas últimas.

La terapia biológica, al estimular el sistema inmunitario, lo mejora para que pueda reconocer y destruir más fácilmente células malignas, aumenta la capacidad letal de las células del sistema inmunológico, provoca un cambio en la manera en que se desarrollan las células cancerígenas para que actúen como células sanas, ralentiza e interrumpe el proceso de degradación de las células sanas, ayuda a reparar las células afectadas por otros tratamientos como la quimioterapia, impide que las células malignas se propaguen a otros órganos, lo que causaría metástasis.

Los efectos secundarios de las terapias biológicas varían mucho dependiendo del paciente, su perfil clínico y el tipo de tratamiento. A diferencia de la quimioterapia, que afecta a todas las células del organismo, la terapia biológica enfoca su ataque exclusivamente a las células malignas, es por esto que sus efectos secundarios y su impacto en el organismo no son tan agresivos como otros métodos para combatir el cáncer.

En algunos casos, los efectos secundarios pueden incluir:

Vómitos

  • Pérdida del apetito
  • Fiebre
  • Hipertensión arterial
  • Picazón y enrojecimiento de la piel
  • Fatiga
  • Palidez
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Escalofríos
Share this Story

Related Posts